viernes, 17 de febrero de 2012

Luna menguante en escorpio, 2012/ Por Paloma, Luna de Abril

Luna menguante en escorpio, 2012
Por Paloma
Martes 14 Febrero 2012


La luna se encuentra en el signo de Escorpio desde donde esta tarde, en el hemisferio norte, hará una cuadratura con el Sol en Acuario. Esta es la luna menguante del mes de Febrero, tiempo en que nos preparamos para liberar y soltar todo lo que nos impide caminar con ligereza, vivir con gozo y experimentar creativamente los cambios y desafíos que se nos presentan.

Hace una semana atravesamos el umbral de la luna llena en Leo, y es probable que estemos ahora en un periodo de reflexión, digestión e integración de lo que esta última luna llena visibilizó en nuestra vida. Si esta pasada luna reveló acciones y sentimientos densos o difíciles de digerir, esta semana, hasta la próxima luna nueva el 21 de febrero, es un buen momento para iniciar un proceso de depuración, liberación y sanación.

La energía planetaria ha cambiado, y esta pasada luna llena marcó el umbral de este cambio. Saturno comenzó su marcha retrógrada en Libra, Venus entró en Aries, y Neptuno está ya instalado en el grado cero de Piscis. Mercurio entró hoy en Piscis donde se une a Neptuno, y donde hará una conjunción este Jueves con Chirón. Venus, desde Aries, hacen un cuadratura con Pluto en Capricornio.

Esta luna menguante se da en un ambiente interno muy emocional y sentido, y hasta cierto punto dramático. Nuestras aguas están activadas por la transformación emocional de Escorpio y las profundidades alma de Piscis; Venus y Plutón añaden intensidad. Estos movimientos celestes se reflejan en nuestro interior como potentes olas o corrientes emocionales y sentimentales que nos desafían a ajustarnos, a adaptarnos y a aprender de lo que sentimos, de lo que emerge a la superficie. Uno de los temas que se revela bajo esta luna menguante , hasta la próxima luna nueva en Piscis, tiene que ver con nuestra capacidad de sanar y liberarnos de las cargas dolorosas del pasado a través de nuestra disposición y aceptación a sentir plenamente. Sentir sin miedo a sentir lo nuevo que se nos presenta, volver a sentir el pasado , sin miedo, para liberarlo y transformarlo. Estamos aprendiendo a permitir que el inconciente nos hable de manera directa, estamos aprendiendo a sostener de frente lo que hasta ahora estaba oculto en nuestra inconciencia.

Otro tema que se presenta bajo esta luna tiene que ver con la aceptación de que estamos encarnados en una realidad material, y que cualquier intento de escapar de esta realidad nos impide ser canales del cambio y de la liberación que está a nuestro alcance para crear nuevas posibilidades para nuestra vida. Si tenemos dificultades en manifestar el cambio que soñamos en nuestra realidad, en nuestro día a día, esta luna nos ayudará a encontrar y conectar con raíces profundamente arraigadas en nuestro pasado en las cuales hemos congelado alguna experiencia dolorosa que se expresa como un bloqueo o limitación concreta. Lo que se manifiesta en la superficialidad de nuestra vida, es como la punta de un iceberg, y esta luna menguante nos invita a sumergirnos para encontrar la historia oculta que nos influencia desde el invisible. Es probable que la pasada luna llena en Leo nos haya mostrado viejas tramas de la infancia que aún en el hoy mueven los hilos de nuestra creación.

Este proceso nos puede llevar hasta los orígenes de nuestra existencia, nos enfrenta a las partes de nuestra alma que aún están heridas o tocadas por sentimientos y emociones que a nivel mental creemos tener resueltas, pero que desde el punto de vista de nuestros sentimientos, revelan la necesidad de reconocer, honrar y sanar las huellas que nos condicionan al sufrimiento. Es posible que estas huellas tengan orígenes que trasciendan nuestro nacimiento y encarnación, y que nos lleven a buscar respuestas y soluciones en nuestra herencia genealógica, en vidas pasadas, o simplemente en nuestra conexión con el inconsciente colectivo.

Una de las características de Piscis tiene que ver con nuestra capacidad de conectar y reconocer la esencia de nuestra alma y ser capaces de disolver las barreras del ego o de la mente que nos impiden tener una experiencia de nosotros mismo mucho más amplia, rica, profunda y abarcadora. Neptuno disuelve las fronteras entre lo que percibimos como los límites de nuestra identidad, busca la unión y la fusión de estos límites y elimina las fronteras que nos separan. Hace líquido lo que antes era denso. Por eso lo asociamos con rasgar el velo de la ilusión ya que nos permite ir más allá de la densidad de la materia y sentir la energía de la emoción de manera directa, sin el filtro de nuestra mente y percepción condicionada.

Una de las cosas que ya nos está mostrando Neptuno en Piscis es que lo que experimentamos como nuestra alma, lo que nosotros sentimos como nuestra identidad esencial es realmente parte de una unidad, de una identidad mayor, un todo. Somos el alma humana, el alma planetaria, el alma cósmica. El aprendizaje que se abre en estos momentos para nosotros tiene que ver con distinguir las emociones y sentimientos de otros, y discernir cuáles son nuestros, o no. Si sufrimos hoy ¿quién sufre en nosotros? ¿por quién estamos sufriendo? ¿cómo participamos y contribuimos a la sanación del alma humana y planetaria?

Neptuno en Piscis nos viene a mostrar el camino de la liberación del sufrimiento gracias a la aceptación de la disolución de nuestro ego. Lo que experimentamos como sufrimiento hoy es la resistencia de nuestra mente, de nuestro ego , a aceptar una visión de la realidad, y una experiencia de nosotros mismos mucho más amplia y abarcadora. Este es un proceso de sanación e integración que Chirón en Piscis nos está ayudando a llevar a cabo, y que de alguna manera prepara el terreno para el paso de Neptuno por los mismos grados que Chirón ha abierto o activado bajo su paso.

Nuestra alma se comunica con imágenes. Con la entrada hoy de Mercurio en Piscis tenemos la oportunidad de escuchar lo que emerge de nuestras profundidades, lo invisible que se hace visible, a través de nuestra capacidad de sentir, más que de entender. Estamos en un nuevo territorio mental, en el que pensar y sentir están hermanados, en el que el ego o nuestra personalidad se alinean con nuestro propósito del alma, que es también el propósito del alma colectiva.

Estamos en un proceso de sanación colectiva en el cual las condiciones que nos han formado a ser , a pensar y a actuar de determinada manera – lo verdadero y falso , la vida y la muerte, lo visible y lo invisible- se diluyen. Nuestra capacidad racional, nuestra capacidad de organizar nuestra realidad a partir de lo que percibimos de manera lineal, lógica, no va a funcionar de la manera en la que estamos acostumbrados hasta ahora. No tenemos puntos de referencia ni anclas familiares para atravesar el territorio que se abre ante nosotros. Este territorio necesita que sintamos y que confiemos en lo que sentimos.

Mercurio en Piscis nos habla de conectar con proceso vinculados a la visualización creativa, a sueños lúcido, a expresiones artísticas como medios para abrirnos una escucha más profunda, y así desarrollar nuestra intuición como brújula de navegación. Es vital que aprendamos a sentir, a registrar y a confiar en lo que sentimos . Cuando abrimos esta puerta, es importante estar dispuestos a expresar todo lo que emerge, a acogerlo en vez de negarlo o reprimirlo, a darle voz y valor.

Chirón en Piscis hace un séxtil con Júpiter en Tauro, y nos habla de integrar las imágenes que emergen desde nuestro inconciente y de trabajar de manera tangible y directa con estas imágenes. La tierra de Tauro se hace terreno fértil para manifestar de manera creativa los significados, imágenes, mensajes que surgen desde lo profundo de nuestras aguas. Para los poetas, creadores, artistas, terapeutas, sanadores este es un periodo propicio para investigar en la profundidades de nuestro templo interno los nuevos mensajes que quieren salir a la luz para abrirse paso en nuestra realidad material. Mercurio en Piscis nos ayuda a ser este canal.

Piscis es el signo del soñador y cuando funciona de manera positiva nos ayuda a generar bellas visiones que podemos transformar en realidades positivas para nosotros y el mundo. Podemos invocar la inspiración para generar el proceso que nos ayude a manifestar nuestra visión en la materia. A medida que nuestra alma se abra a este potencial creador iremos evolucionando hacia una nueva realidad en la que será cada vez más evidente que no solo es nuestro mundo el que transformamos sino el de toda la humanidad.

La sombra de Piscis tiene que ver con el escapismo y la negación. La negación del mundo real, la realidad de lo que somos, es la trampa más importante a la cual nos enfrentamos en estos momentos. Este es un buen tiempo para ver de qué manera huimos de sentir lo que somos.¿Qué fantasías, distracciones, sustancias, relaciones, actividades usamos para huir y negar la realidad? ¿de qué y quién escapamos? ¿cómo opera la autonegación y el autoengaño en nuestra vida?

Para esto es importante que nos conozcamos, que sepamos quiénes somos y cómo somos, para así poder reconocer nuestro verdadero valor y de ahí poder elegir lo que verdaderamente queremos para nuestra vida. Para balancear la sombra de Neptuno y de Piscis es importante que evitemos conformarnos con lo que tenemos y lo que somos, que seamos capaces de darle la bienvenida a los procesos de expansión que anhelamos, y que seamos capaces de honrar y reconocer nuestra individualidad sagrada.

Necesitamos enraizarnos y arraigarnos en la realidad y la abundancia si queremos prosperar en el camino del cambio, si queremos transformar nuestra vida. El ángulo entre Júpiter en Tauro con Chirón en Piscis nos indica que estamos en un proceso de integración entre espíritu y materia , y que estamos transformando nuestra relación con la materia a través de la sanación de nuestra alma. Júpiter en Tauro nos está mostrando la importancia de ser íntegros con nuestros valores y de manifestar en la materia los procesos de despertar y transformación espiritual que estamos experimentando.

Este proceso nos puede mostrar nuestra limitaciones más profundas. Saturno retrogrado en Libra y Marte retrógrado en Virgo pueden ser implacables en mostrarnos los que no funciona, nuestros errores, nuestras oportunidades perdidas, lo que no sabemos hacer, los bloqueos e impedimentos que enfrentamos en el día a día, en nuestras relaciones , en nuestro trabajo, nuestra economía, que de alguna manera bloquean el flujo creativo que se despierta en nuestro interior. El tomar conciencia de nuestras limitaciones puede ser un proceso que nos entristezca, que nos conecte más con la carencia que con la abundancia. Este es un buen tiempo para interrogarnos :

¿Queremos relacionarnos, amar y ser amados, y nos damos cuenta que estamos cerrados, que nos escondemos de la intimidad, que no estamos dispuestos a cambiar y hacernos accesibles al amor, a los demás? ¿ deseamos un proyecto creativo que nos permita crear una economía sustentable con una actividad que amamos y nos llene, y nos encontramos con las limitaciones que nos muestran que no creemos lo suficientemente en nosotros mismos , que no estamos dispuestos a estudiar, formarnos, esforzarnos, arriesgarnos, crecer? ¿queremos participar y contribuir al cambio que se gesta en el mundo de manera positiva y , sin embargo , en nuestra cotidianidad, en nuestro día a día, nos damos cuenta de que nuestra relación con nosotros mismos no es clara, es ambigua, que realmente estamos confundidos y no sabemos cómo hacerlo?

Nuestras limitaciones nos muestran dónde la inercia y la pereza devora nuestro futuro, y el miedo a ser nuestra esperanza . Nuestras limitaciones nos paralizan y nos hacen sentir impotentes ante el cambio que queremos gestar y manifestar. En estos días es importante mantener una perspectiva abierta y una actitud de aceptación, ya que esta voz interna que nos desvaloriza, que busca excusas en anclas familiares para no moverse, para no cambiar, se ampara en estas limitaciones y se nutren de nuestra sensación de carencia, de nuestros “no se”, “no puedo”. Esta luna menguante en Escorpio nos invita a liberarnos de esta visión limitante y a sustituirla por la voluntad de superarnos desde lo más profundo de nuestro ser. Nos invita a comprometernos, a trabajar por lo que queremos, a anclar la energía en decisiones concretas, en acciones claras. Este es nuestro desafío.

Una de las claves para atravesar estas aguas está en mantener una rutina sólida, una práctica organizada, que nos ayude a estabilizar nuestra energía individual dentro de la influencia del colectivo. Podemos enraizar nuestras acciones a través de una práctica alimenticia conciente, de una rutina o actividad física , de un horario de meditación o de una práctica artística.

Este es un tiempo de observar y esperar mientras permitimos que nuestro inconciente despliegue sus verdades, a la vez que aprendemos a aceptar y amar sin juzgar lo que emerge. Este es el camino del amor valiente, del fuego de Venus en Aries, que nos enseña que ante el miedo, solo el amor hacia nosotros mismos abre los caminos verdaderos .

Por Paloma
http://www.lunadeabril.com/
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada